Relleno vegetal de canelones o lasaña. Pruébalo!

relleno vegetal de lasaña

En esta entrada os traigo una farsa o relleno vegetal de canelones que en realidad sirve para cualquier pasta como la lasaña o incluso tortellinis caseros. Es muy sencilla, y tanto si eres vegetariano, vegano, quieres cuidar la línea o darle un poco de vidilla a las clásicas lasañas con carne…¡Esto te interesa!.

Veréis, el problema de los rellenos vegetales suele ser que queda como una masa homogénea donde todos los sabores se unen. Sin embargo no se diferencian texturas, todo es lo mismo.

Pues bien, hoy vamos a evitar esto. Os traigo la forma de trabajar perfecta para elaborar vuestro relleno vegetal de canelones o de lo que queráis. Veréis que una vez que lo hagáis, lo podréis hacer con cualquier cosilla que tengáis por casa.

Ingredientes:

Las hortalizas son totalmente alterables, podéis poner más de esto o menos de aquello o cambiar lo que queráis, yo lo hice con lo siguiente:

  • margarina, 50gr.
  • harina, 50gr.
  • leche vegetal, 1l.
  • dos zanahorias grandes.
  • una berenjena grande.
  • dos calabacines pequeños.

La margarina y la leche vegetal se pueden cambiar por mantequilla y leche de vaca, pero ya que la receta podía ser vegana… ¿por qué no probarlo?.

Preparación de las hortalizas:

Para que las verduras puedan quedar crujientes, es esencial cortar las verduras en trozos pequeños. No es lo mismo encontrarse un dado de 5 mm de lado de zanahoria casi cruda que una rodaja de 20 mm de grosor. En este vídeo explican cómo cortarlas perfectas. El resultado debe ser algo parecido a esto, según vuestro gusto (el último es el que yo escogí):

brunoise de zanahoria
Brunoise de zanahoria

Como después la receta es muy rápida, os aconsejo que preparéis todos los ingredientes que queráis usar de esta manera. La berenjena me decidí por cortarla algo más grande para que no quedase como un puré.

Elaboración de la bechamel:
  1. Lo primero que debemos hacer es coger una olla y derretir a fuego lento la margarina.
  2. Una vez derretida, incorporamos la harina y cocinamos unos 3 minutos removiendo para que no se pegue. Así conseguimos quitar el sabor a harina cruda.
  3. Añadimos ahora un chorreón del litro de leche fría o del tiempo. Lo importante para que no se formen grumos es que haya diferencia de temperatura, por lo que la leche no debe estar caliente.
  4. Tras remover, y ver que la leche forma parte de la masa, volvemos a echar ahora un tercio de lo que nos quede.
  5. Cuando ya se haya quedado todo formando parte de una misma masa (bastante líquida) añadimos el resto de la leche y salpimentamos. Agregamos, además las especias que queramos, yo usé una mezcla de especias italiana con un punto de picante.
  6. En este punto no desesperéis, puede haber algún grumo pero que desaparecerán mientras sigues removiendo.
  7. Y hasta aquí tienes hecha una perfecta bechamel vegetal ligera, apártala del fuego y prepárate para la siguiente parte.
Elaboración final del relleno vegetal de canelones:
  1. En una sartén caliente, vertemos un poco de aceite, y empezamos a echar verduras poco a poco.
  2. El problema de las verduras es que sueltan mucho agua, y en cuanto se incluyen demasiadas se cuecen en su propio agua en lugar de saltearse, por lo que poned una cantidad pequeña cada vez.
  3. Una vez que va quedando salteada la primera tanda, según el gusto (yo lo dejaba como un minuto en total). se van incorporando a la olla de la bechamel.
  4. Repetimos hasta que completemos todos los ingredientes que hayamos cortado. El resultado es algo parecido a esto:
relleno vegetal de canelones
El relleno aún en la olla

Si el resultado os parece demasiado líquido, sólo tenéis que calentar un poco más todo unido. Comprobar que está sabroso, y si no, rectificar de sal. Si al probarlo notáis que está demasiado crujiente para el tamaño que tiene o simplemente lo preferís un poco más cocinado, sólo hay que dejarlo cocinar un rato, removiendo. Si queda demasiado espeso añadid más leche o caldo de verduras.

Y ya está! aquí tenemos nuestro relleno vegetal de canelones que, como me pilló el toro, lo convertí en lasaña. De hecho, en esta ocasión he usado este relleno para completar el que tenía de la salsa boloñesa que hice la semana pasada. Aquí podéis ver una foto del resultado.

¿Y vosotros? ¿Cómo preparáis los rellenos? ¿Sois más de carne o de verduras? Aunque creo que esto es como los perros y los gatos. ¡Uno no debería elegir si prefiere unos u otros, es mejor quedarse con los dos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *