Sobaos pasiegos. El desayuno perfecto.

Publicado el
sobaos terminados

Los sobaos son dulces, esponjosos y se mantienen mejor que otros bizcochos gracias a su contenido en mantequilla. Hacerlos es muy fácil y con esta receta podrás tener un desayuno para toda la semana.

Ingredientes:

  • Mantequilla, 150 gr.
  • Azúcar, 150 gr.
  • Harina, 150 gr.
  • 2 huevos.
  • un chorrito (unos 3 ml) de ron opcional.
  • 2 gr de levadura.

 

Elaboración de los sobaos:
  1. Lo primero que debemos hacer es pringarnos. Cogemos la mantequilla con las manos y la vamos reblandeciendo. Para esto es mejor haberla dejado un rato fuera de la nevera.
  2. En un bol amplio, ponemos el azúcar, y cuando la mantequilla ya esté en pomada – que se nos resbale de las manos y no notemos zonas más frías que otras – la vamos añadiendo.
    Mantequilla en pomada con azúcar
  3. Mezclamos mantequilla y azúcar hasta que quede una masa uniforme y añadimos los dos huevos.
  4. Tras remover todo junto y que parezca una salsa que se ha cortado (no es su mejor momento, luego estará mas bonita), añadimos la harina tamizada.
  5. Tras mezclarlo todo a conciencia debería quedar algo parecido a la imagen de abajo.
Masa final de sobaos

Ahora viene la pregunta, ¿Y qué recipiente uso?. Pues bien, para eso encontré la solución en directoalpaladar y sólo necesitas papel de horno y unas tijeras, y si eres muy tiquismiquis, una regla. Te explico paso a paso cómo hacerlo en el vídeo que hay un poco más abajo.

Moldes:
  1. Recortamos un rectángulo de unos 12 x 14 cm de papel de horno.
  2. Se unen los extremos del lado mayor dejando la mitad marcada.
  3. Se vuelve a abrir y se pliega en cuartos (cada extremo del lado largo con el centro marcado)
  4. Ahora, los lados cortos hacen un pliegue pequeño, de esta manera quedarán marcados todas las esquinas de nuestro molde.
  5. Abrimos de nuevo el papel y doblamos por las señales que se han quedado marcadas en el papel.
  6. Para que estas se mantengan, los bordes que han quedado más altos se repliegan haciendo la clásica forma del molde de sobao… y ya está, ¡Listo para usar!

Una vez tengamos los moldes, los rellenaremos con la masa, esto es un poco tedioso porque es bastante mantecosa, y cuesta un poco extenderla. Lo mejor es no llenarlos más de la mitad, ya que la levadura hará su función y podría salirse. Para meterlos en el horno, lo precalentaremos a 180ºC y, cuando esté caliente, los metemos. Aunque la mayoría de las recetas recomiendan unos 15 minutos, lo mejor es vigilarlos a partir de este tiempo, porque depende de cada horno. Cuando estén dorados, se retiran y se dejan enfriar, en el mío se quedan unos 20 minutos para esto.

Ya sólo queda esperar que se enfríen y listo ¡a comer! ¿Y a vosotros, qué tal os ha salido? ¿Cómo los hacéis?.

 

sobaos terminados
Sobaos listos para comer!

Si lo que buscáis es una preparación que os valga para presentar en fiestas y que sea más sofisticada, podéis echar un vistazo a estos profiteroles de pasta choux, que creo que os va a gustar.

 

Una respuesta a “Sobaos pasiegos. El desayuno perfecto.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *