Bulbo de Hinojo ¿Qué hago con esto?

Publicado el
El hinojo

Un bulbo de hinojo es bonito, al menos para mí. Siempre me ha creado una extraña atracción desde que en el mercado de Turín veía que los vendían muchísimo. Yo no sabía ni lo que era y mucho menos cómo se cocinaba, pero como por aquel entonces no estaba tan picado por la cocina, no hice lo que siempre recomiendo; primero compra, y luego investiga.

¿Cómo y cuando comprarlo?

El hinojo es una hortaliza que se recolecta en otoño, digamos que de octubre a diciembre son los mejores meses para encontrarlo. Sin embargo, depende de si en tu zona se come, te será fácil encontrarlo o no. En mi caso, sólo un par de fruterías lo tienen, además de Makro.

Cuando vayas a comprarlo, fíjate que esté bien fresco, y lo que más información da para eso son las hojas, deben estar firmes, que sean quebradizas y no demasiado flexibles. Además, los tallos debes encontrarlos siempre firmes y resistentes. El bulbo debe ser blanco y no presentar manchas, aunque es normal que tenga algo de tierra.

El hinojo
Bulbo de hinojo

¿Cómo lo preparo?

Al ser una hortaliza de otoño, es muy habitual encontrarla en guisos, caldos, cremas, etc. Su uso, como regla mnemotécnica es una mezcla entre apio y cebolla (aunque su sabor no tiene nada que ver. Por un lado, es muy aromático, como el apio, y al igual que este, los tallos son fibrosos y no es conveniente que se queden en la elaboración final. Por otra parte, la zona blanca puede cortarse en brunoise, como la cebolla y utilizarla como ella, en crudo, sofrito, asado, etc.

Para elaborarlo, hay que retirarle los tallos (que puedes usar para guisos y retirarlos después), quedarte con la parte blanca y partir por la mitad. Una vez hecho, se le puede retirar la capa más exterior, el nudo, donde saldría la raíz, y listo, ya se puede picar, cortar en cuartos o cocinar tal cual.

¿A qué sabe el bulbo de hinojo? ¿Con qué lo cocino?

Hinojo asado en detalle

La respuesta es clara; su sabor es anisado. Aunque tiene matices menos dulzones y más verdes, es una buena base. Dicho esto, sabemos que hay combinaciones que no fallarán, gracias al foodpairing (una página que te muestra alimentos que combinan científicamente bien) y al libro de La enciclopedia de los sabores, tenemos una amplia lista de otros productos con los que unirlo.

  • Hierbas frescas. Tanto la albahaca como la hierbabuena o el cilantro. Ya sea en elaboraciones frías como en calientes, son una buena idea. Sobre todo si se añaden al final.
  • Frutas. Por ejemplo, La pera o la manzana. Tanto en crudo como asadas, el punto ácido y dulce es una combinación acertada siempre con el punto anisado del bulbo de hinojo. Si quieres añadirle plátano, mango o piña, funcionan mejor en crudo.
  • Quesos fuertes. Si elegimos uno demasiado suave, el hinojo se comerá el sabor del queso, pero con variedades azules o de corteza blanda se consiguen resultados muy agradables, sobre todo en cremas.
  • Trufa. No es algo que haya probado, pero lo dice Nikki Segnit, y si es así, mi próxima ensalada irá con aceite de trufa por encima.
  • Picantes. Van bien frescos como el wasabi, aunque, sobre todo funciona bien con variedades más cálidos como la guindilla, la Sriracha o la mostaza.

Una propuesta con bulbo de hinojo

Esta vez, quería asar el hinojo. Quería protagonismo, que se viera en el plato y que nos se convirtiese en una crema donde me preguntasen al probarla…que rico ¿Qué lleva?. Así que me decidí a preparar una ensalada de espinacas con hinojo y granada.

Hinojo asado sobre plato mate
Recién salido del horno

Ingredientes:

  • Bulbos de hinojo, dos unidades.
  • Hojas de espinaca frescas, 400 gr.
  • Granada, una grande.
  • AOVE (aceite de oliva) 2cda.
  • Vinagre ligero (manzana, vino blanco, sidra…) 1 cda.
  • Mostaza (si es dulce, mejor). 3 cda.

Elaboración:

  • Desgrana la granada, si no sabes de qué manera hacerlo rápido, aquí tienes un tutorial.
  • Mezcla el aceite de oliva con el vinagre y la mostaza.Si no tienes mostaza dulce, puedes diluir un poco de azúcar en el vinagre antes de mezclarlo con el aceite.
  • Corta en cuartos las mitades de hinojo y mézclalos con la vinagreta con cuidado de no desmoronarlos mucho.
  • Una vez bien empapados en la vinagreta, hay que precalentar el horno a 180ºC y disponer el bulbo de hinojo bien separado uno de otro, para que se cocine sin problemas. Unos diez minutos serán suficientes.
  • En un plato, coloca una base de las espinacas frescas, añade la mitad de los granos de la granada, después, coloca con cuidado el bulbo de hinojo cortado y horneado y termina rociando con un poco de la vinagreta y con el restante de la granada.
Ensalada completa
La ensalada al completo

Espero que os guste esta elaboración! sin embargo, lo bueno de descubrir un ingrediente como este, es que hay muchas recetas donde puedes ir aportando matices, equivocándote en algunas, pero espero que con grandes aciertos también!. Ya sabes, la próxima vez que veas hinojo… ¡Cómpralo!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *