Mousse con glaseado efecto espejo fácil. Hipnotiza! 😮

Hipnótico glaseado efecto espejo verde y azul 💙💚

Desde la primera vez que vi el glaseado efecto espejo quise hacerlo. Pero me asusté un poco al ver la cantidad de pasos e ingredientes raros que usaban. Viendo varias recetas, y tras varios intentos conseguí quedarme con una suma de todas que hacen que el glaseado sea más fácil y quede genial.

Una de las cosas que hice mal la primera vez fue utilizar un bizcocho. Este glaseado no queda bien en superficies porosas, por lo que si queréis intentarlo en una tarta o algo así, os aconsejo incluirle dos capas, una para tapar los poros, esperar a que enfríe, y finalmente añadir la última.

Además, es importante el molde que uséis. El semiesférico, como el que yo he usado, es de aliexpress, y es de los que mejor quedan. Puede ser uno grande o varios pequeños, eso no importa.

Finalmente, es importante que tengáis en cuenta que es mucho más fácil pillarle el truco si tenéis cierta cacharrería. Aparte del molde, será conveniente tener un termómetro para el glaseado y una rejilla y recipiente para guardar lo que sobre, ya que te servirá para otra ocasión.

Para glasear, hice una mousse básica, que siempre había querido aprender a hacerla. Yo escogí la receta de la genial Marina, de Dulces Momentos de Marina. Una vez que sepáis como hacer una, sabréis hacerlas todas! así que al lío!

Para la Mousse…

Ingredientes para la mousse:

Ingredientes para la mousse
Ingredientes para la mousse
  • Nata para montar fría, 390 gr de la que separaremos 30gr.
  • Azúcar, 43 gr. Es poco azúcar, pero mejor así, ya que el glaseado efecto espejo es MUY dulce.
  • Hojas de gelatina, 2. Si decidís hacerlo con zumo de limón, tendréis que añadir el doble.
  • Yemas de huevo, 61 gr. Depende mucho de los huevos que se compren, pésalos, pero cuenta unos 3 o 5.
  • Vainillina o el aroma que queráis añadirle.
Elaboración de la mousse:
  1. Hidratar las hojas de gelatina con agua fría.
  2. Los 30gr. de nata que hemos separado, los ponemos en un cazo con el azúcar y removemos para que se disuelva.
  3. Cuando lleguen a 80ºC lo retiramos del fuego e incorporamos las yemas. Si no tenéis termómetro, mejor quedarse corto que pasarse, pues si nos pasamos la yema coagulará y el resultado será un desastre.
  4. Ahora incorporamos a la mezcla la gelatina bien escurrida y removiendo constantemente.
  5. Dejamos enfriar. Mientras, incorporamos el resto de la nata (360gr) a un recipiente seco y con unas varillas comenzamos a montarla. Si tenéis una máquina que lo haga, adelante.
  6. Una vez que la nata esté semimontada y la mezcla caliente haya templado (30ºC) la incorporamos. Debemos hacerlo con cuidado para no quitar demasiado aire.

    Incorporar la mezcla templada con cuidado.
    Incorporar la mezcla templada con cuidado.
  7. Una vez incorporado, se pone en un molde y se mete al congelador. Este paso es importante para que mantenga la forma del molde al sacarlo. Más importante todavía si queréis utilizarlo para el glaseado efecto espejo. Por eso, lo mejor es que pase un mínimo de 3 horas en el congelador, aunque a mi me gusta hacerlo de un día para otro.

Para el glaseado efecto espejo…

Ingredientes: (prohibido contar calorías)
  • Leche condensada 125gr.
  • Azúcar 150gr.
  • Agua 125ml.
  • Chocolate blanco 150gr.
  • Gelatina 2 hojas.
  • El colorante que queráis. Yo compré estos de sugarflair, y la verdad que son una pasada, aunque bien caros 💸💸.
Elaboración:
  1. En un cazo, calentar el agua, la leche condensada y el azúcar.
  2. Partir mientras el chocolate en porciones pequeñas. Las onzas por la mitad por ejemplo.
  3. Hidratar en agua fría la gelatina.
  4. Una vez que esté todo bien homogéneo y caliente, lo añadimos al bol del chocolate blanco y removemos para que se disuelva.
  5. Añadimos la gelatina y seguimos removiendo, primero con espátula, y luego con batidora.
  6. Es importante no añadirle demasiado aire, por lo que el brazo de la batidora al fondo y sin que salga a la superficie.
  7. Mientras bate, es el momento de añadir el colorante que quieras. Si quieres dos colores, como yo, que usé verde y azul, sepáralos y bate por separado.

Este glaseado ya puede guardarse en la nevera hasta el día siguiente o usarlo sobre la marcha, como queráis. Como ya he comentado antes, funciona bien con superficies lisas, y mejor aun si están congeladas, porque hay que hacerlo a temperaturas relativamente altas y puede que estropee la superficie.

El glaseado debe estar a 35 grados más o menos. Si está más alto (ya lo he probado) derrite la superficie aunque esté congelado, por lo que al rato comienza a desprenderse. Además estará muy líquido. Si está muy frío (en algunos sitios recomiendan temperaturas de 27 grados) será una plasta demasiado viscosa. Esto hará que no fluya bien y creará una capa poco uniforme y gorda. Como podéis imaginar por los ingredientes, es una capa muy dulce, y, si queda gruesa, arruina cualquier postre.

Glasear:
Glaseando 😮😶😛
Glaseando 😮😶😛

El proceso es el siguiente:

  • Cuando tengáis la temperatura más o menos controlada (si lo teníais en la nevera lo mejor es ponerlo al baño maría, pero aseguraos de que no quedan zonas sin derretir), sacad del congelador la mousse.
  • Se coloca sobre una rejilla y esta sobre un recipiente que recoja el sobrante. Al principio lo hacía con una rejilla y una bandeja de horno, que también vale.
  • Si vais a usar dos colores, lo mejor es unirlos ahora. Poner, cuando estan a la misma temperatura, el de menor cantidad en el centro en chorro fino. Yo lo hice así con el azul.
  • Sólo queda verter y disfrutar con los colores. Según la forma en la que mováis el chorreón de glaseado, formará una estructura u otra. En mi caso eran círculos, pero también puede hacerse rallado, o empezar por un extremo y terminar en el otro. Aquí la creatividad es absoluta y además siempre va a quedar bien!.
  • Una vez glaseado, deja reposar medio o un minuto y con ayuda de un cuchillo o una espátula, retira con cuidado el sobrante que gotee y coloca la mousse glaseada sobre la superficie que quieras.
Finalizando el glaseado efecto espejo.
Finalizando el glaseado efecto espejo.
Resultado:

Como podéis ver en la foto de inicio y en esta de abajo, yo decidí añadir en el último momento una base crujiente. Son realmente fáciles de hacer y no os puedo dar una receta concreta. La idea es moler galletas o cereales, hacer una pieza con mantequilla y vainilla y enfriar con la forma que queráis.

Hipnótico glaseado efecto espejo verde y azul 💙💚
Hipnótico glaseado efecto espejo verde y azul 💙💚

¿Qué te ha parecido? El resultado es muy impactante, y el sabor es muy equilibrado gracias a haber puesto poco azúcar a la mousse. Funciona igualmente bien con mousses citricas como naranja o limón. Ya te has leído todo esto… así que… Decídete y gasta una tarde en este postre! Si lo que no tienes es tiempo, te propongo este riquísimo plum cake, que con menos esfuerzo te da para tres o cuatro meriendas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *